Google+ Followers

domingo, 22 de julio de 2012

Cuatro procesados para una misma imagen

Es sábado me acerqué a uno de los hayedos del P.N. del Gorbeia. Sabía que sería probable encontrar niebla e incluso a algún amigo.

Me encontré con Iñaki y con otro compañero Jontake que bajaban de perseguir la niebla. Nos metimos en una parte del hayedo viendo que había probabilidades de que la niebla se metiera en el bosque.

No se hizo de rogar y justo cuando llegábamos nos rodeó con bastante intensidad. No obstante quien conozca el lugar sabe que la niebla se mueve con rapidez y que es muy importante aprovechar los momentos buenos (niebla sin lluvia no se encuentra todos los días)

Esta es mi primera foto de la sesión que me gustó por la intensidad de la niebla en el claro, tamizando la luz que dejaba pasar y aportando a la escena una atmósfera fantástica.

Al revisar la tarjeta en casa encontré esta captura y otras dos también de los primeros momentos que justificaron el paseo y la transpiración.

Por la tarde en casa me puse a procesar la primera foto intentando preservar lo captado por la cámara. Este es el resultado, creo que reproduce fielmente los tonos, las luces y la atmósfera que se respiraba en el hayedo.
1º procesado
Pero me pareció que había quedado un poco pobre de texturas y de luz en las zonas sombreadas, así que subiendo un poco tanto los blancos como las sombras. Este es el resultado.
2º procesado
Cuando iba a colgar la foto, pensé que podía incrementar esa sensación de la luz entrando en el bosque desde el claro, Así que la pasé a blanco y negro, subexpuse 1,5 diafragmas, cambie la temperatura de color, modifiqué algunos parámetros como sombras y blancos e iluminación, y aclaré alguna zona, del suelo buscando potenciar la luz que llegaba a través de la niebla.
3º procesado
Finalmente pensé en cómo se vería el efecto de luz pasándola de nuevo a color, así que volví a ponerla en color corrigiendo el balance de blancos y algún otro parámetro, con éste último resultado.
4º procesado.


A mí personalmente la que más me gusta es la de blanco y negro. El Blanco y negro en fotografía tiene generalmente una fuerza increíble, y en este caso particular hace que la luz sea la protagonista de la escena.

Espero que os guste, un saludo.

jueves, 12 de julio de 2012

La fuente del Francés


LA FUENTE DEL FRANCES

El día salió nublado y amenazando lluvia, así que pensé que era excelente para acercarme hasta Hoznayo a intentar localizar un lugar que había visto en la galería de Oscar Martín Antón y en la de Cortu, llamado La Fuente del Francés.

Localizarlo es muy sencillo, yendo en dirección Bilbao Santander, se sale de la autopista A-8 por la salida a Hoznayo más próxima a Solares. En la rotonda que se encuentra a continuación se coge la primera salida por la derecha  y tras girar al de unos metros a la izquierda, veremos a unos 100 metros unos plátanos bajo los que puede aparcarse el coche. El resto lo descubriréis con facilidad.

La historia del lugar está magníficamente relatada en el blog de Trasmeranos tanto sus leyendas como sus realidades. Recomiendo su lectura al que le interese el tema.



Las fotografías pertenecen en realidad al río Aguanaz a su paso a través de la cueva próxima a un antiguo molino derruido.



Pese a que estamos en julio, el río en este lugar lleva suficiente agua como para permitir disfrutar de él cámara en mano.


Aunque hice casi todo el camino con lluvia, al llegar comenzó a abrirse el cielo, por lo que tuve que utilizar un filtro degradado de 3 pasos para compensar la luz que se me metía en los encuadres. En algunas fotografías (las que se ve la cueva) el filtro lo coloqué por abajo para quitarle luz al agua y a la espuma del rio. Además en todas he utilizado un ND16.



martes, 10 de julio de 2012

Una gran tarde


La foto está tomada en Sonabia, en uno de esos días en los que salgo a toda leche de casa, viendo un cielo prometedor, con muchas probabilidades de llegar tarde, y normalmente con poco éxito en lo que se refiere al atardecer. El domingo contra todo pronóstico  no fue así y pude disfrutar de un bonito atardecer y de la aceleración de pulsaciones que nos produce a muchos aficionados a la fotografía saber que el espectáculo es muy efímero, mientras corremos de encuadre a encuadre intentando llevarnos unas pocas fotos.

La foto original está tomada a ISO 100 f/14 11mm y 6 segundos de exposición. Además he usado un ND16 de Hoya para prolongar la exposición y un filtro degradado de tres pasos con transición Hard de la marca LEE.


RAW original 


Foto procesada.

El procesado.
Lo primero que me planteo al ver la foto es que es un contraluz con unos reflejos llenos de matices y que no es una foto que necesite mucho procesado.

Como suele ser habitual en los paisajes con oleaje, el original tiene puntos producidos por las gotas de agua salada que se posan en el filtro, y por otra parte el inevitable flare al meter el sol en encuadre, y que en éste caso es de dimensiones discretas además de coincidir con la  roca negra del medio.

Mi planteamiento al procesar la foto, es en primer lugar corregir los puntos y el flare que distraen la atención, quitar luz a la espuma para que gane en textura y centre la atención sobre los reflejos del mar y las rocas, y finalmente potenciar suavemente los rojos, ya que el original va bastante bien de color.

Para quitar las manchas nada como photoshop. El flare rojo de la roca lo he solucionado con el pincel de máscara de LR4, subexponiendo un poco, y tintándolo de azul cielo. He aplicado un filtro degradado sobre la espuma para restar un poco de exposición, y he levantado las sombras una pizca, para aumentar la percepción de la textura de las rocas.

Para potenciar los rojos he optado por utilizar el canal rojo de la curva de tonos de LR4.

Finalmente he eliminado el ruido con Neat image que para mi va de lujo. La foto ya me gustaba en el Raw, así que he intentado hacer un procesado muy light.  Espero que os guste como a mí.



jueves, 5 de julio de 2012

Tranquilo, lo tuyo es normal...

El martes tirando unas fotos con Iñaki Bolumburu en Mioño, le comentaba que últimamente no comparto fotos en flickr porque no acabo de estar contento con nada de lo que hago. A lo que Iñaki me respondió algo así como "tranquilo, es normal, lo tuyo ya está descrito en un gráfico" Ya te paso el enlace...
Viendo el gráfico, sólo me queda por saber en cuál de los baches de autoestima ando yo (es broma).

El caso es que ayer me fui a Barrika con pocas ganas, y no me hubiera acercado si no hubiera sido porque iban a estar  dos fotógrafos murcianos (Doroteo Tobarrica y Antonio Carrillo) que me apetecía saludar. Un día gris con cielo amenazante de lluvia fue el contexto en el que me encontré a mis dos colegas.

Después de los saludos y los apretones de mano, viendo que además estaban acompañados por Javier Alonso Torre le salude también y me dispuse a hacer una cuantas fotos sin demasiado entusiasmo; tal vez probar unas largas exposiciones con unas diagonales de rocas verdes (este verano Barrika está con un verdín impresionante que aún no ha comenzado a agostarse).

Sólo hice cuatro encuadres, y algo me pareció ver por el rabo del ojo en la pantalla de mi Nikon, pero la experiencia me ha enseñado a no entusiasmarme con lo que sale en esta pantalla (el japonés que va dentro de la cámara es insuperable procesando fotos).

Finalmente ya en casa y tras aplicar el perfil de color de la cámara a las fotos de la sesión, y corregir algún horizonte un poco caído, pensé para "mis adentros".... porqué no he tirado más!!!

Os dejo cuatro fotos de la sesión que espero que os gusten. Son todas exposiciones de 90 segundos aproximadamente, sin reducción de ruido al capturarlas, a las que luego he aplicado el Neat image que a mi juicio es muy bueno quitando ruido de luminancia.





martes, 26 de junio de 2012

Hola buenas...



Biografía

Hace unos meses me pidieron una pequeña biografía para acompañar mi porfolio en www.canonikos.com. Creo que el texto que les envié no es muy grande y me retrata suficientemente bien:

Nací una tarde de julio de 1960 en Castro Urdiales, donde vivo y trabajo actualmente.

La fotografía me apasiona, me parece una forma increíble de dar rienda suelta a la creatividad y una fuente inagotable de satisfacción personal.


Me interesan todos los tipos de fotografía, todos tienen algo especial que los hace atractivos, si bien, mi actividad se centra en la fotografía de paisaje y dentro de esta modalidad, es junto al mar donde me encuentro “como pez en el agua”. También disfruto perdiéndome con mi cámara en los bosques con lluvia o niebla, o por la montaña.

Mi fotografía aspira a transmitir y compartir emociones, aunque tengo que reconocer que también hay una parte de disfrute íntimo y personal, difícil de explicar, pero que muchos conoceréis por vuestra propia experiencia.

Como muchos he crecido en una familia con cámara de fotos, mi padre era un apasionado de la fotografía y todavía recuerdo el olor de las cajas de hojalata donde guardábamos las fotos en casa. El mar y la montaña siempre estuvieron ahí, presentes en todos los capítulos de mi vida, por lo que la fotografía de paisaje en la que me introduje de la mano de Fernando Sanchoyarto (excelente fotógrafo Castreño) no es otra cosa que una consecuencia lógica de todo lo anterior.

Así que si compartís esta afición no será difícil que nos encontremos en alguna playa, cala, bosque o montaña de esos que solemos frecuentar a menudo, y compartamos un agradable rato de charla. Hasta entonces…


Un saludo.



Mi reflexión sobre la fotografía. 


A mi juicio hay tres elementos que intervienen en el resultado final de una fotografía:

La calidad técnica del autor, importante tanto en el momento de la captura como en el de su procesado. Me refiero a que el autor tenga la solvencia suficiente para utilizar la cámara de forma adaptada al momento de la captura y a lo que pretende captar. Asimismo, se requiere dominio del software utilizado para el procesado, de tal forma que el resultado final sea aquel que persigue el autor.

El segundo elemento, aunque no en importancia, son el momento y el lugar. El momento y el lugar son esos dos parámetros que hacen una fotografía prácticamente irrepetible; esto no se puede plagiar, hay que estar allí y tener los recursos suficientes para poder capturar lo que se esta viendo o imaginando (no siempre la cámara captura lo que el ojo ve)

Por último el tercer elemento, la sensibilidad del autor, el bagaje cultural y las imágenes que forman parte de sus vivencias, y que en definitiva son su referente para percibir todo lo que le rodea. Nadie fotografía lo que no ha visto, imaginado o sentido en alguna ocasión.

Tanto la calidad técnica, como la sensibilidad, van íntimamente unidos. El fotógrafo debería ser capaz de capturar lo que pretende y de igual manera presentar la imagen deseada tras el procesado.

Dicho esto lo que queda es mucha transpiración y poca inspiración!


La Catedral (San Juan de Gaztelugatxe)